Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu
La certificación Kosher: sinónimo de confianza en la comercialización internacional de productos alimenticios

La certificación Kosher: sinónimo de confianza en la comercialización internacional de productos alimenticios

12/19/2017

Hoy en día, la industrialización, la producción en masa, la globalización y el envío de materias primas y productos de un país a otro de manera transcontinental han creado una situación donde la mayoría de los alimentos son preparados y procesados en complejos comerciales e industriales localizados a muchos kilómetros de distancia. Asimismo, es imposible confirmar y concluir por medio de la declaración de la etiqueta o lista de ingredientes cuáles realmente se usaron o cuáles no se mencionaron por diferentes razones.

El término “kosher” significa apto-apropiado y se aplica a todos los alimentos que responden a la normatividad bíblica y talmúdica de la ley judía. Tiempo atrás, la mayoría de los productos alimenticios eran hechos en casa, en pequeñas fábricas o en tiendas comunitarias, por ello, era relativamente fácil averiguar si los productos en cuestión eran “kosher”; en caso de productos más complejos, esta supervisión era atendida por el rabino de la comunidad.

Este término es cada vez más popular entre los consumidores, pues muchas personas han descubierto que “kosher” además de sus implicaciones religiosas, significa alimentos más puros y sanos. La certificación kosher es una industria en constante crecimiento. Este mercado a nivel global vale aproximadamente 100 billones de USD y crece alrededor del 15% anual. Dentro de México, esta certificación se percibe cada vez más como una garantía adicional de que el consumidor recibe exactamente lo que dice en el empaque además de considerarse producida con más cuidado e inspeccionada minuciosamente.

Cuando vemos aplicado este calificativo a un producto, ya sea la palabra o sus símbolos, se puede estar seguro de que cumple por completo con el “Kashrut”, que es el conjunto de las estrictas normas de higiene contenidas en la ley hebrea. Durante mucho tiempo, la certificación Kosher se relacionaba exclusivamente con la comunidad judía, pues eran ellos quienes buscaban y consumían estos productos.

Hoy en día, con el acercamiento entre culturas, el aumento en sus relaciones y los cada vez más veloces intercambios de información, las normas alimenticias Kosher dejaron de ser un estándar relacionado exclusivamente con la religión para ser un símbolo del más exigente control de higiene en lo referente a alimentos y bebidas. De ahí que más del 40% de la totalidad de los productos vendidos en Estados Unidos tenga certificación kosher.

Para que un producto sea autorizado y pueda considerarse kosher debe cumplir con normas sumamente rigurosas en todos sus procesos y asegurar que el origen y tratamiento de todos los componentes cumpla también con esos reglamentos. Muchas personas, al familiarizarse con las reglas de supervisión kosher, quedan impresionadas por su rigor y descubren que las comidas empacadas con esta certificación contienen menos conservadores y son más puras y sanas.

Los industriales, grandes y pequeños, han descubierto también que la certificación los ayuda a mejorar la calidad de los procesos, haciendo sus productos más atractivos y seguros con sus clientes finales. Tomando en cuenta el aumento en la conciencia del consumidor y su mayor preocupación por la calidad de los alimentos que consume, podemos estimar que la certificación será cada vez más importante para la industria de los alimentos y las bebidas, ya que kosher es ahora un estándar de calidad reconocido por el consumidor. Los mercados de mayor venta de productos kosher son Estados Unidos, Israel, Inglaterra, Francia, Bélgica, Italia, los países árabes, Argentina, México, Paraguay, Colombia y Venezuela.

Desde el punto de vista comercial, contar con esta certificación es una garantía adicional de venta dentro del mercado tanto nacional como internacional, independientemente del tamaño de la empresa. Esto significa mayores oportunidades en el ámbito mundial, con consumidores que buscan el logotipo kosher por ser un producto sano que evita ciertas grasas y ciertos tipos de cadenas moleculares. La supervisión kosher tiene que ver con la auditoría realizada en la planta productora por el supervisor de la certificadora kosher para garantizar que ciertos lotes de producción cumplan con las normas y especificaciones de calidad requeridas.

En resumen, dada la apertura comercial a escala global, se tienen que aprovechar las oportunidades comerciales, en este sentido, muchas empresas latinoamericanas buscan la certificación kosher con la finalidad de exportar sus productos a los supermercados europeos y asiáticos además de unir sus materias primas a un proceso para el mercado kosher y crear, de esta forma, cadenas comerciales alrededor de todo el mundo.

Actualmente, en México empresas como Cervecería Modelo, la Costeña, Procter & Gamble, Coca Cola, entre otras están exportando productos kosher. Cada día crece el número de consumidores de productos autorizados no tanto por motivos religiosos sino que cualquier persona interesada por su salud, por el origen, tipo y tratamiento de todos y cada uno de los ingredientes que conforman el producto prefiere el producto certificado kosher.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − doce =