Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu
México ante el desafío comercial internacional

México ante el desafío comercial internacional

09/13/2017

Un diagnóstico de la posición de México a nivel global destaca que es una economía de libre mercado con una combinación de industria y agricultura de vanguardia y tradicional. Un país donde las administraciones recientes han invertido en la mejora de puertos marítimos, vías férreas, telecomunicaciones, generación eléctrica y aeropuertos. Cuenta con un territorio de 1´972,500 km2, con una población aproximada de 130 millones de habitantes y el comercio exterior representa el 63% de su PIB. Es la nación que, en la década de los 80, abandonó el modelo proteccionista de sustitución de importaciones basado en el mercantilismo y adoptó una política de apertura comercial, ingresando al GATT (hoy OMC) en 1986 y que hoy participa en foros como ALADI y OCDE. México tiene cinco ventajas competitivas estratégicas: macroeconomía, plataforma de exportación, mercado interno, capital humano y manufactura avanzada.

México ha firmado 12 tratados de libre comercio con 46 naciones a la vez ha establecido acuerdos de promoción y protección recíproca de las inversiones para dar mayor certidumbre a las inversiones extranjeras, lo que lo posiciona como un país receptor de inversión extranjera directa (IED) entre los países en desarrollo y el segundo en América Latina. La red de tratados comerciales de México brinda un acceso preferencial a 1200 millones de consumidores.

México es el único país latinoamericano que tiene acuerdos comerciales con Estados Unidos y Canadá (TLCAN), Europa (TLCUEM) e Israel además de tener una importante presencia en América Latina a través de acuerdos bilaterales y de participar activamente en las negociaciones del Acuerdo Alianza del Pacífico. Cabe decir que la región del TLCAN es la zona de libre comercio más extensa a nivel global. México es el principal exportador de manufacturas avanzadas de alta tecnología de América Latina. El 80% de nuestras exportaciones son manufacturas, entre ellas vehículos de transporte, computadoras y partes, receptor de televisión, conductores de electricidad, oro bruto semilabrado, tractores, refrigeradores y equipo para frío, instrumentos de medicina, cirugía, asientos y sus partes, teléfonos y equipos de comunicación, partes y accesorios de vehículos y automóviles ligeros. Cabe resaltar que México es el primer exportador de TV de pantalla plana en el mundo, el tercero de servicios de tecnologías de la información a nivel global, el octavo productor y cuarto exportador de vehículos nuevos, el principal exportador de refrigeradores de dos puertas con congelador, el quinto exportador de computadoras a nivel mundial y el principal exportador de dispositivos médicos en América Latina. En este sentido, México está llamado a ser el próximo centro logístico global de alto valor agregado.

País que, gracias a sus tratados comerciales, tiene acceso preferencial al 17% de la población mundial, lo cual, tal vez, no parezca tan atractivo considerando que sólo China concentra en su territorio un 20%. México ha cuadruplicado sus exportaciones e incrementado sus importaciones en más de un 300%. Hoy, el monto de las exportaciones mexicanas es mayor que la combinación de las exportaciones de Brasil, Argentina, Venezuela y Chile. México es un país de contrastes, lleva quinientos años siéndolo así que difícilmente nos causaría sorpresa. Hay grupos beneficiados ampliamente por la apertura comercial y la mecánica con la que ésta fue implementada, otros más que detestan este proceso y han sufrido sus consecuencias, otros grupos que buscan acomodo en este sistema y consideran factible perfeccionarlo y todos, todos los mexicanos simplemente lo vivimos a diario.

En lo particular, ningún país del siglo XXI debe permanecer cerrado al comercio internacional. Sin embargo, no debemos simplemente abrir nuestras puertas de par en par sin antes conocer las reglas y que todos los sectores, ya sea industriales, académicos, de servicios y de población en general, sepan cuál habrá de ser la estrategia. Contrariamente a lo que se piensa, los tratados de libre comercio no están diseñados para exportar indiscriminadamente. La exportación debe ser bien pensada, posicionada y selectiva. Las exportaciones son las “cartas de presentación” de una nación, por ello, deben ser eficaces en calidad, cantidad y ganancias. En resumen, será más importante dar en el blanco una vez que presumir que acabamos con las municiones.

Por ejemplo, aunque Estados Unidos de Norteamérica representa el mercado por excelencia para los productos mexicanos, nuestro país debe primeramente establecer beneficios y apoyos para aquellos productos que han demostrado ser exitosos. En segundo lugar, es prioritario diversificarse hacia América latina, Europa y, sobre todo, Asia. Hablando de Europa, el TLCUEM es nuestro segundo socio comercial. En cuanto a Asia, sobra mencionar la importancia de China y la prioridad que tiene abrir mercado asiático por medio de Japón quien es un gran importador de alimentos. Japón hoy en día importa más del 60% de lo que come.

Comentadas las exportaciones, centrémonos en el punto medular de los tratados y, por ende, del futuro de México en esta vorágine que se ha llamado globalización. La primera regla del juego es: los tratados de libre comercio están hechos para importar lo que es caro producir para concentrarnos en lo que hacemos mejor. En otras palabras, se sugiere “Exportar más e importar mejor”. Importaremos materia prima, elementos vitales para hacer crecer nuestra industria, seremos selectivos, no queremos que todo entre a nuestra nación sin antes saber que es seguro y útil.

En resumen, se debe continuar con la apertura económica (exportar) pero también se debe acrecentar la competitividad, fortalecer a las PYMES y al marco jurídico para promover la captación de mayores flujos de inversión. No debemos dejar pasar la oportunidad de hacer un balance de lo que ha logrado México hasta el día de hoy y así se podrá plantear los objetivos futuros. No hay que olvidar que sólo los resultados cuentan y sólo el éxito se respeta.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 7 =